neurons-cell-FaBo

Artículos & Vídeos

La red neuronal puede tender un puente en el tiempo

El siguiente es un extracto del libro de Thomas Sanar el Trauma Colectivo: Un proceso para integrar nuestras heridas intergeneracionales y culturales – Capítulo Un proceso grupal para la integración.

El hombre partió de un estado inconsciente y siempre se ha esforzado por alcanzar una mayor conciencia. El desarrollo de la conciencia es la carga, el sufrimiento y la bendición de la humanidad. – C. G. Jung, The Quotable Jung

 

No desperdicies tu sufrimiento. – Eduardo Durán, Las culturas indígenas y la curación del trauma (podcast)

Cuando la mayoría de nosotros imaginamos el sistema nervioso, puede que nos vengan a la mente los coloridos gráficos de los libros de texto de anatomía o los paisajes animados de los documentales científicos (o los anuncios farmacéuticos, para los que viven en Estados Unidos y Nueva Zelanda). Tal vez visualicemos el sistema nervioso de forma muy parecida a la red vascular: casi infinitamente ramificado, pulsando con fibras rojas, azules pálidas y blanquecinas. Por supuesto, si somos lo suficientemente jóvenes, nuestras imágenes mentales inmediatas de estas formas pueden ser muy mejoradas -más Alex Grey que Anatomía de Gray-.

Pero cuando hablo del sistema nervioso, quiero que piensen en la taquillera película de ciencia ficción de 2009 de James Cameron, Avatar. En el mundo creado por Cameron, los humanos del futuro han invadido una luna habitada en el sistema Alfa Centauri sAvatar MovieAvatar Movietar con planes de dislocar a los nativos, por la fuerza si es necesario, y despojar a la luna de sus recursos. La luna es una biosfera conocida como Pandora, y es el mundo natal de los Na’vi, una raza inteligente y pacífica.

Avatar MovieEn Pandora, el pueblo Na’vi, las almas de todos sus antepasados y la ilimitada flora y fauna están íntimamente conectados a través de una vasta red neuronal bioluminiscente. Este sistema nervioso colectivo viviente se representa visualmente en la película como filamentos luminosos. Brilla en cada musgo y liquen, en cada hoja, tallo y semilla. Sus zarcillos y fibras corren radiantes por las raíces de los árboles y emergen de las coronas de las cabezas, culminando en las puntas de las largas trenzas que llevan los pandoranos. Cuando los Na’vi conectan entre sí o con sus animales, pueden sentir al otro desde dentro. Ya no necesitan hablar o hacer gestos para comunicarse con la persona a la que están vinculados. Cuando se ha establecido dicho vínculo, es habitual que un na’vi diga: «Te veo».

A través de esta misma red neuronal, pueden conectarse con sus antepasados. Pueden tender un puente en el tiempo.
Nuestro propio sistema nervioso no es diferente al de los Na’vi de ficción. Desde una perspectiva puramente tridimensional, podemos considerarlo un aparato de carne y hueso, pero no somos puramente de esta dimensión. Todo es energía, e incluso en el reino material, el cuerpo bruto no es simplemente mecánico; funciona con electricidad. El intrincado plexo del sistema nervioso humano es una extensión corporal de la matriz del cuerpo sutil; sus reticulaciones fractales -auto-similares y recursivas- son una compleja estructura natural para el flujo de luz.

Nervous System CellCuanto más presentes, claros y sintonizados estemos, más se parecerán a los Na’vi nuestras capacidades de conexión consciente.
Nos hemos visto como islas, individuales y aisladas, atadas a nuestras historias personales. Leemos predicciones sobre el transhumanismo, esperando que muy pronto podamos tragarnos una cápsula de nanobots, capaces de luchar contra las enfermedades; implantarnos una red neuronal sintética para hacernos radicalmente más inteligentes; o cargar nuestras mentes, recuerdos y personalidades -todo lo que creemos que somos- en un disco externo o en una tarjeta inteligente transferible, permitiéndonos vivir para siempre, o al menos más allá de las limitaciones del cuerpo.

human data flowSin embargo, dentro de cada uno de nosotros ya existe un bioordenador radiante, desarrollado y perfeccionado durante cientos de miles de años. El sistema nervioso humano está profundamente vivo, interdependiente e interconectado. Una vez activado, incluso nuestro código de ADN tiene el potencial de actualizarse (considere el impacto de la limpieza del trauma en la epigenética). Cuando llegamos a ver la elegancia de lo que somos, comprendemos que nunca estuvimos verdaderamente separados. Aprendemos a conectar y fortalecer nuestra conexión con los demás y con nuestro mundo. Activados y vinculados, podemos descubrir que hemos tenido dentro de nosotros, todo el tiempo, profundas semillas para la curación consciente e inteligencia amplificada y muchas capacidades para tender un puente más allá del cuerpo o integrarlo y utilizarlo en formas trascendidas.

Pero como las escuelas de misterio de nuestro mundo han enseñado durante tanto tiempo, no necesitamos esperar pasivamente a un futuro que anhelamos que se despliegue.s Estas capacidades están disponibles dentro de nosotros ahora. Es nuestro trabajo descubrirlas y desarrollarlas. Ya es cierto que en el espacio creado dentro de la plenitud de la presencia consciente y la correlación, podemos viajar en el tiempo.

Thomas BookUn sistema nervioso sutil activado nos permite no sólo percibir, sino también entrar en contacto con un momento pasado de dolor en otro, para poder dar un testimonio compasivo. Podemos conectar conscientemente con la presencia viva de nuestros antepasados y estar con ellos en una experiencia de sufrimiento. Podemos ser testigos de una herida en el tiempo de nuestra memoria nacional o racial, y podemos sintonizar el dial de nuestro sistema nervioso con el de un amigo, un ser querido o un cliente para conectar con un punto temprano de trauma dentro de ellos, con el fin de contenerlo con la presencia y el testimonio y la intención de curación. Podemos reunirnos en el espacio colectivo con sanadores afines, terapeutas, ciudadanos conscientes y agentes de cambio para abrir los pliegues del espacio-tiempo y hacer una oración de bodhisattva.

Más información sobre el libro de Thomas (en inglés): Sanando el Trauma Colectivo – Un proceso para integrar nuestras heridas intergeneracionales y culturales

Conectamonos
FOLLOW US

Stay Connected

Receive announcements about upcoming courses, events, and free recordings.

You have Successfully Subscribed!

Subscribe to Reminder

To receive an email reminder the day before each session, please enter the following:

You have Successfully Subscribed!

 Stay Connected

You have Successfully Subscribed!

IN VERBINDUNG BLEIBEN

SIE HABEN ERFOLGREICH ABONNIERT!

Conectemonos

Gracias por suscribirte!